Miranda del Castañar google

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En Miranda del Castañar, se bautiza el vino y se le pone precio. Se va a buscar agua a la fuente Grande o a la de la Puerta de la Villa (cada uno va a aquélla en la que más crea) y se le echa una botella del agua recogida a cada cuba (dentro del vino, claro) y en esto consiste el rito de bautizar el vino; y se le pone precio a cada cuba, cada vecino el que quiere que le valga ("y era el que solía valer» -nos dicen). El agua de las siete fuentes -nos dice una informante- se recoge la mañana de San Juan, antes de la salida del sol, y es la que se le echa a las cubas, para que no se enturbie el vino, con las tormentas del mes de marzo; de ahí que exista la costumbre, antes de llegar este mes citado, de trasegar el vino, es decir, de trasladarlo de una cuba para otra.

Fin de la vuelta a Miranda del Castañar